Querido anónimo:

Me gustaría informarle que mi experimento referente a hacerse la proverbial guagua durante una semana-hasta el momento-está siendo un completo y rotundo éxito.

También me gustaría agregar que hoy ya cagué y, que si mañana llegase a pasar algo siquiera parecido a lo de hoy, probablemente me vaya a dar un ataque al corazón, o como se le conoce coloquialmente: un patatú.